Tratamiento de estructuras por inyección

Los insectos y hongos que atacan la madera (xilófagos: carcoma, termita,…) se introducen en ella en profundidad para alimentarse por lo que cualquier tratamiento superficial no elimina el problema. La capacidad de penetración de los productos aplicados de esta manera no es suficiente para eliminar todos los insectos y es necesario actuar en profundidad mediante, por ejemplo, la inyección de producto insecticida. De esta forma se elimina el problema y se previenen ataques futuros ya que ejercen una acción preventiva.

Pida diagnóstico sin compromiso

Tratamiento de estructuras por aspersión

La vía habitual de entrada de los insectos en estructuras y demás elementos de madera de los edificios es a través de la superficie salvo que previamente a su colocación estuvieran ya en la madera. La presencia de hongos se debe a condiciones de humedad elevadas que hacen que la madera se humedezca y deteriore. Tratar la superficie es por tanto fundamental para acabar con los insectos y hongos y evitar que el futuro penetren en la madera. Esta acción preventiva no dura indefinidamente y depende también de las condiciones del entorno: humedad, insolación,… por lo que es fundamental controlarlas.

Pida diagnóstico sin compromiso

Diagnóstico

Un evaluación acertada del problema es fundamental. Saber qué insecto u hongo ataca la madera, cuales son las causas de la afección, su extensión y grado permiten pensar en una solución. Todo ello se averigua durante la visita de inspección y analizando los datos obtenidos en ella.
i

Propuesta de actuación

Tras un diagnóstico profesional, conocida la causa y naturaleza de la patología en la madera, se elabora un informe y/o propuesta de actuación. Se aportan los resultados del análisis describiendo los problemas encontrados y proponiendo una serie de actuaciones, valoradas económicamente, que se plantean como la solución al problema.

Ejecución

Tras la aceptación del cliente y en fecha y plazo convenidos se procede a realizar las tareas descritas en la propuesta originando las mínimas molestias y facilitando la garantía de eliminanción del problema sobre los elementos tratados.

Estructura de madera Como primera fase del tratamiento la estructura ha de estar saneada y limpia para que el producto penetre y se difunda mejor a través de la madera. De otro modo el producto insecticida y fungicida queda retenido en la parte superficial de polvo y madera “acorchada” donde la madera ya no es alimento para los xilófagos y no penetra al interior de la madera donde están la carcoma y los hongos.

 

 

Inyección de producto insecticida en la maderaSe realizan una serie de orificios profundos en la madera ya preparada cada 25-30 cm. donde posteriormente se introducirán unas válvulas especiales antiretorno.

 

La sección de la madera, su tamaño, determina la disposición de las perforaciones y las caras en las que estas se realizan. Además no todas las partes de la estructura se tratan de igual manera ya que no están sometidas a los mismos riesgos. Esto es muy importante para eliminar insectos y hongos y prevenir futuros ataques.

Inyección de producto insecticida en la maderaComo última fase del tratamiento se procede a pulverizar un producto fungicida e insecticida en toda la superficie de madera a tratar para eliminar los insectos situados en la zona más cercana a la superficie y proteger también así la madera de posteriores ataques de xilófagos.

Son productos profesionales especiales de gran penetración y que habitualmente hay que usar de manera combinada con la aplicación por inyección en profundidad.

Preguntas frecuentes

¿Veo pequeñas mariposas por la casa y hay pequeños agujeros en los muebles?

No son problemas relacionados.

Las mariposas pueden estar deteriorando alimentos como la pasta o estropeando ropas o alfombras según del tipo polilla que sean. Y en el caso de la madera el culpable será habitualmente la carcoma. Hay que decir que en ambos casos el insecto que produce el daño está en su fase de larva (“gusano”) y que posteriormente se convierte en mariposa en el caso de la polilla o en un pequeño escarabajo en el caso de la carcoma. en esta fase adulta no provocan daños pero sí depositan los huevos que darán paso a nuevos insectos degradadores.

Es necesario actuar de muy distinta forma en un caso y en otro. En el caso de la polilla de la ropa o alimentos deberá detectar el origen averiguando qué alimentos o ropas están afectados, desechar los alimentos, incluso los solamente sospechosos, y lavar toda ropa susceptible de haber sido atacada. La polilla de la ropa deja un rastro de agujeros en los tejidos y la de los alimentos los deteriora y deja un fino rastro como de tela de araña muy fina, casi invisible.

Las carcomas se alimentan de la celulosa presente en la madera (o papel) y al salir de esta para aparearse y poner los huevos hacen orificios en el exterior que son visibles así como pequeños montones de serrín que delatan su presencia. Para acabar con ellas no bastan los métodos de insecticidad domésticos ya que estos no penetran suficientemente al interior de la madera donde están las larvas. Un problema de carcoma no solucionado tiende a expandirse si las condiciones son suficientemente propicias.

¿Cómo sé que tengo un problema en la madera?

Los insectos y hongos que atacan la madera para alimentarse de ella (carcoma, termitas y hongos de distintos tipos) dejan habitualmente un rastro visible sobre todo cuando el problema ya ha alcanzado cierta magnitud. A menudo es necesaria una inspección hecha por personal especializado para conocer el verdadero alcance del problema. En el caso de las termitas pueden estar años sin que su presencia sea detectada ya que huyen de la luz lo que unido a su gran capacidad destructora provoca graves daños.

En cualquier caso la presencia de pequeños orificios más o menos circulares en la madera de muebles, carpinterías o estructuras así como de pequeños montoncitos de serrín denota que hay o ha habido insectos xilófagos. En el caso de los hongos suele ser menos evidente si la afección no es muy grande. Estos necesitan humedades altas para desarrollarse y pueden deteriorar la madera a gran profundidad y hacerla inservible. Dan a la madera un habitualmente un aspecto cuarteado y la vuelven blanda y frágil.

Detectar si el ataque a la madera está activo o no, y si hay más madera afectada de la que se ve a simple vista es labor de los profesionales a los que para su tranquilidad le invitamos a acudir sin compromiso.

¿Puedo hacer uso de los espacios en los que se ha realizado un tratamiento?
Existe un plazo de seguridad tras el tratamiento en el que no se puede entrar pero dura tan solo 24 horas habitualmente. Así mismo durante el proceso del tratamiento, sobre todo durante la aplicación del producto insecticida, nadie que no sea de la empresa podrá, por seguridad, estar presente y la zona será señalizada al efecto.
¿En qué consiste la garantía?

El alcance de la garantía se especifica en la propuesta de actuación aceptada por el cliente. En ella, y salvo circunstancias especiales, nos comprometemos a acabar con los insectos y hongos que deterioran la madera en los elementos tratados. La duración de la garantía no es de por vida si no que se limita a los cinco años en los que el fabricante del producto asegura que este es efectivo. Lógicamente la madera tratada no deberá estar expuesta a condiciones extremas como presencia de agua cuando el producto no tenga la finalidad de proteger la madera en esas condiciones extremas.

No obstante siempre damos una serie de recomendaciones útiles para evitar futuras infestaciones. Su satisfacción es la nuestra.

No sea tímido!

Si no hemos resuelto sus dudas póngase en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarle. 🙂
Tengo alguna duda...